logos-juntos2

El valor de la vida en el ámbito laboral

A nadie se nos escapa la profusión y ascenso preferencial de los Departamentos de Compras en estos tiempos de crisis. Sin duda y pese a ser un instrumento en las compañías que trasladan las políticas de “reducción” de costes impuestos por cada organización y por la necesidad abrumadora de “ser competitivos” socialmente, no por ello debemos dejar de abordar el flaco favor que estas últimas tendencias han llevado a cabo en muchísimas ocasiones, perjudicando los esfuerzos en PRL de las acciones contratadas.


Analizando en detalle el evolutivo, encontramos dos formas de afección a los principios de PRL:


1. La continua presión hasta límites insospechados en los precios de los servicios y productos, ha motivado cuando no inducido, a que las empresas ofertantes hayan limitado sus márgenes quitando todo lo no valorado por el cliente y rozando los límites legales del cumplimiento normativo en muchos casos. Así, ante la no valoración de aspectos fundamentales para la correcta implantación y seguimiento de las medidas preventivas, de forma expresa por el cliente (recursos humanos destinados, organización, inversiones, procedimientos, sellos certificadores, …), la tendencia natural del contratista/proveedor de servicios, es la de no invertir más allá de lo legalmente exigible e incluso “pisar la raya” si no hay motivación suficiente y reconocimiento externo.


2. En cuanto a la prestación de servicios específicos de PRL (SPA, técnicos apoyo, autoprotección, formación, …) simplemente la concepción de una comparación mera o principalmente económica alcanza límites inverosímiles de credibilidad de la función departamental de compras.
Aunque en la teoría se dan unos pasos previos con el fin de “igualar” los pliegos/ofertas en los aspectos cualitativos, normalmente se parte de pliegos de condiciones y de información poco detallada, que abre el camino a ofertas muy dispares como lo será el servicio ofrecido. En un intento de mejorar el pliego primitivo con la suma de las mejores propuestas de los candidatos, se ofrece una segunda vuelta para re-ofertar con más detalle y servicios (generalmente) y buscando ya un documento sobre lo ofertado inicialmente.

Por último, incluso se llega en ocasiones a subastas electrónicas donde solo se valora el descuento a partir de una situación inicial propuesta, en muchos casos, es el precio del candidato más barato y con las exigencias más altas encontradas en las ofertas técnicas, es decir, el Pliego lo redactamos los proveedores en base a la yuxtaposición de las ofertas.
Aquellas empresas experimentadas con Know-How, recursos internos potentes, políticas de PRL desarrollada, programas de formación interna implantados, etc. no harán sino resignarse y elegir entre “traicionar” su espíritu prevencionista o eliminar todo lo que conlleve un coste, sea lo que sea, con la zanahoria y voluntad de intentar “recuperar” en el transcurso del encargo, los dineros “descontados” frente al concurso/subasta.

Si bien en la mayoría de los casos el servicio ofrecido se parece “poco” (por minoración), al servicio pretendido en el pliego, será tarde y ya en el desarrollo del proceso cuando la compañía, observará que es insuficiente lo “contratado” y se sufrirán tensiones abrumadoras para conseguir unos resultados dignos.

Esto no nos consuela ni siquiera esperando la lección aprendida por el cliente a través del departamento “operativo”, pues raramente se transmite al órgano de compras, lo deficiente de lo contratado y con toda seguridad se mantendrá la política de ahorro “indiscriminado”:

Como decía un profesor mío :
 ¿operarías a tu madre de vida o muerte con el cirujano más barato?
 ¿Alguien adopta políticas de “low-cost” en la seguridad de sus hijos, padres, o cualquier circunstancia de vital importancia?

Seguramente la costra de la “insensibilidad preventiva” en ciertos protagonistas encargados de la gestión de compras permanece aún y dificulta directa (caso 2) o indirectamente (caso 1), la evaluación positiva en esta materia.

En el lado de los proveedores, aunque todos pensábamos que este período de crisis “purgaría” de los sectores a las empresas con menos medios, trayectoria, política de gestión, etc…, ha sido todo lo contrario, al penalizar en los concursos/subastas a quienes estas inversiones le suponen lógicamente incremento de sus costes generales, etc.

Al final del camino, ¡claro que hemos igualado! pero a mínimos/peor, eliminando todo lo que el cliente no valora tácitamente y la prevención ha sido uno más de los conceptos afectados, aunque se les “llene a alguno la boca” de repetir que para ellos <>.

Por favor, valoremos la PRL de forma clara y constante, eliminando la presión actual para rebajar los costes a base de disminuir los niveles ya conseguidos o nos situaremos en un retroceso de décadas cuando queramos darnos cuenta.

- “La Seguridad no se subasta, no es un producto”
- “Lo que no es bueno en Seguridad, no es bueno en lo demás”

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

SMDos / eGesdoc

SMDos / eGesdoc goza de gran prestigio por su especialización (Coordinación de Seguridad y Salud, Safety Management, Control de Accesos, etc.) y por sus servicios de gestión documental a través de eGesdoc.

 certificados nuevos

Descarge nuestra app:

Disponible en Google Play 

Datos de Contacto

C/ San Vicente 3
28220 Majadahonda (Madrid)

eGesdoc

Tlf:   +34 902 907 236
        +34 91 290 16 67

Mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

SMDos

Tlf. +34 902 102 495
      +34 916 391 503

Mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

@2018 SMDos. SMDos es una marca registrada de Studios Medos Dos, S.L. Protección de Datos. Aviso Legal. Todos los derechos reservados